Otoplastia

Otoplastia

otoplastia



Es la cirugía para corregir las deformidades de las orejas. Está indicada para defectos congénitos, orejas en asa u otros tipos de deformidades. Lo más común es la corrección de orejas en asa. La presencia de orejas en asa puede generar desequilibrios importantes en la estética facial, causada por una interrupción del desarrollo embriológico durante la gestación, esta deformidad se caracteriza por la prominencia excesiva de la oreja y la falta de definición de sus curvas cartilaginosas.

COTIZAR
Se denomina Otoplastia a la intervención quirúrgica que suele emplearse para corregir la prominencia o despegamiento de las orejas, con el objeto de que estas se sitúen en una posición y con un tamaño más naturales con respecto a la cabeza.
Aunque el problema más común que afecta a las orejas es el despegamiento o prominencia, existen otros tipos de deformidades que también pueden ser corregidos mediante cirugía: se puede reducir el tamaño de las orejas, se puede cambiar la forma y tamaño de los lóbulos, se pueden corregir las orejas en copa o de sátiro.
Las orejas congénitas en asa o prominentes consisten en una deformidad cosmética del pabellón auricular que puede provocar serias alteraciones psicológicas a cualquier edad.
Aproximadamente esta patología afecta al 5% de la población, representando la patología congénita más frecuente del oído externo. Los mejores candidatos son aquellas mujeres u hombres con un buen estado de salud en los que existe un despegamiento auricular notorio o en los que la anatomía y contornos de las orejas no son los correctos.
Una otoplastia podrá mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente cambiará la apreciación que los demás tengan de usted, no necesariamente tiene que proporcionarle la imagen “ideal” o satisfacer sus expectativas.
En adultos se efectúa generalmente con anestesia local más sedación, pero en niños suele efectuarse con anestesia general.
Existen diferentes técnicas para efectuar la otoplastia, algunas de las cuales se basan en el debilitamiento del cartílago de la oreja, que permite modificar su forma, y otras se basan en la aplicación de unos puntos de sutura para aproximar las estructuras.
El objetivo de ambas técnicas es producir una oreja anatómicamente proporcionada y natural, restaurando o manteniendo loas surcos (hélix y antehélix) y ángulos normales.
Dura aproximadamente una hora u hora y media dependiendo de la deformidad presente y la técnica quirúrgica que se emplee.
La herida se cierra dejando una cicatriz justo en el pliegue que existe detrás de la oreja. A demás de quedar oculta, esta cicatrización suele ser buena y pasar desapercibida con el paso de los meses.
Una Otoplastia es un procedimiento seguro y con porcentajes de éxito altos.